La apostasía del Vaticano II tiene su fundamento en el falso “bautismo de deseo”

La apostasía del Vaticano II tiene su fundamento en el falso “bautismo de deseo”

¿POR QUÉ LOS MODERNISTAS, NEGANDO TODO EL MAGISTERIO CATÓLICO, INSISTEN EN DEFENDER EL FALSO “BAUTISMO DE DESEO”? Pues por una razón clarísima y aplastante: Toda la apostasía del Vaticano II se funda en el falso “bautismo de deseo”, y apoco que miremos las cosas de frente es fácil verlo:

1) El núcleo central de la apostasía del Vaticano II consiste en negar el dogma de que “Fuera de la Iglesia no hay salvación”. Los apostatas del Vaticano II defienden que fuera de la Iglesia SI hay salvación… y que los budistas, hinduistas, taoístas, musulmanes… Todos los miembros de las falsas religiones, se pueden salvar.

2) Y esa es una terrible apostasía, la peor que jamás se ha inventado, porque a la postre lo que significa es que sin la Iglesia uno se puede salvar… Es decir, sin Jesucristo uno se puede salvar… Y esa es precisamente la doctrina del Anticristo.

3) La enseñanza de la iglesia sobre Jesucristo es muy clara y dice que no hay otro salvador :

“Este Jesús es aquella piedra que vosotros desechasteis al edificar, la cual ha venido a ser la principal piedra del ángulo.
Fuera de él no hay que buscar la salvación en ningún otro. Pues no se ha dado a los hombres otro Nombre debajo del cielo, por el cual debamos salvarnos.” (Hch 4:11-12)

4) En cambio la enseñanza del Anticristo es también clarísima y está expresada por el Vaticano II, el cual, después de afirmar hipócritamente que fuera de la Iglesia no hay salvación (LG 14), añade su satánico veneno:
“Esta afirmación no se refiere a los que, sin culpa suya, no conocen a Cristo y a su Iglesia:

«Los que sin culpa suya no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero buscan a Dios con sincero corazón e intentan en su vida, con la ayuda de la gracia, hacer la voluntad de Dios, conocida a través de lo que les dice su conciencia, pueden conseguir la salvación eterna (LG 16; cf DS 3866-3872)”. (CIC 847)

Es decir la secta del Vaticano II dice que es cierto que Fuera de la Iglesia no hay salvación… Pero que eso no se cumple con los que “no tienen la culpa de no creer”… Es decir, que supone que cualquiera con un poco de buena intención, al estilo puramente pelagiano, se salva.

5) ¿Qué significa eso? SIGNIFICA QUE NO HACE FALTA JESUCRISTO PARA SALVARNO. Dios ya conoce con su sabiduría infinita quien creería y quien no creería en Jesucristo a priori, o sea que podría salvar y condenar tranquilamente a cualquiera sin necesidad de la Encarnación de Jesucristo el Señor… Pero, por toda evidencia esta enseñanza del Vaticano II, es la enseñanza del Anticristo y su padre Satanás.

6) ¿Cuál es el “argumento teológico” que fundamente está completa apostasía del Vaticano II? Se fundamenta en el Bautismo de deseo: si basta simplemente el deseo del bautismo… entonces como concluye con satánica desvergüenza el documento del “Santo Oficio” contra Feeney, también es válido el “BAUTISMO DE DESO IMPLICITO” (Dios ya sabe quién se bautizaría)… Y entonces podemos suponer, con desmesura pelagiana, que un budista, un musulmán o un miembro de la Iglesia Satánica… implícitamente desean el Bautismo… y se salva.

7) Durante siglos Satanás medro en la sombra metiendo con calzador la idea del falso “bautismo de Deseo”. Sin embargo, la Iglesia no solo no afirmo jamás tamaña herejía sino que la condeno explícitamente:

[Papa Paulo III, Concilio de Trento, cánones sobre el sacramento del bautismo, sesión 7, canon 2, ex cathedra:]
“Si alguno dijere que el agua verdadera y natural no es necesaria en el bautismo y, por tanto, desviare a una especie de metáfora las palabras de nuestro Señor Jesucristo: ‘Quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo’ (Juan 3, 5), sea anatema”

Pero, eso es igual, por la puerta de atrás, en documentos sin ningún valor magisterial (como catecismos, ambiguas declaraciones teológica, y finalmente en algo tan extraño como el CDC, la herejía del Bautismo de deseo fue siseada en el oído de muchos católicos… hasta que finalmente estallo en el Vaticano II.

8) Pero que quede claro: nadie condena de verdad la apostasía del Vaticano II sin condenar a la vez el “bautismo de Deseo. O dicho de otra forma, si alguien acepta en “Bautismo de deseo” entonces está aceptando la apostasía del Vaticano II, puesto que el fundamento lógico del Vaticano II es el “bautismo de deseo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *