ACLARACIONES SOBRE EL FALSO “BAUTISMO DE DESEO”

ACLARACIONES SOBRE EL FALSO “BAUTISMO DE DESEO”

NOTA INTRODUCTORIA:

Hace poco escribimos un pequeño texto en el que resumíamos los argumentos contra el llamado Bautismo de Deseo:

>>>11 ARGUMENTOS CATÓLICOS CONTRA EL “BAUTISMO DE DESEO”

Poco después publicaron este otro texto  en defensa del falso Bautismo de Deseo:

>>>El Bautismo de Deseo: Ad Versus Dimond [ismo]

Le respondí  brevísimamente un comentario  al pie del artículo, pero su autor ha preferido unir mi respuesta y la subsiguiente  respuesta en este texto:

>>>Apostillas al Dimond [ismo] (Iº)

Este breve texto es, pues, una respuesta al único argumento aparentemente serio de tal artículo, según el cual cierto canon de Trento (Dz 847) demuestra la validez del Falso Bautismo de deseo

 

SOBRE TRENTO Y EL BAUTISMO DE DESEO

Los modernistas que defienden el Bautismo de Deseo solo tienen un documento  del Magisterio  para defender el bautismo de deseo y es el Dz 847 de Trento. El resto es citar a distintos autores que sin representar ninguna autoridad  magisterial  contradicen gravemente  (no sé si consciente o inconscientemente)  el Magisterio Católico. Ahora bien, es  evidente que ese canon de Trento los defensores del bautismo de Deseo lo tergiversan gravemente.

Tenemos el siguiente canon de Trento:

«Si alguno dijere que los sacramentos de la nueva ley no son necesarios, sino superfluos para salvarse; aun cuando no todos sean necesarios a cada particular, y[ si dijere] que los hombres sin ellos, o sin el deseo de ellos (sine eis auteorum voto), alcanzan de Dios, por la sola fe, la gracia de la justificación; sea excomulgado». (sesión VII.  cANON 4. Dz.847)

El canon, pues, condena  que alguien crea que se puede salvar sin el sacramento o sin su deseo.

Y de ahí, estos modernistas  deduce que nos podemos  salvar o por el sacramento o por su deseo… Por cualquiera de los dos separados uno de otro.

Pero fíjemonós en el siguiente problema:

1º) Si nos podemos  salvar  por el deseo sin el sacramento.

2º) Entonces   se concluye  que también nos podemos salvar  por el sacramento sin el deseo del sacramento.

Es decir, si deducimos lo primero  (salvarnos  por el deseo del sacramento pero sin sacramento), entonces nos vemos  obligados  a afirmar  lo segundo también(nos podemos salvar por el sacramento  aunque no exista en nosotros el deseo de tal sacramento).

Pero si no existe deseo de recibir el sacramento entonces el sacramento no opera en nosotros (Dz 411, 1966,etc,): Con un ejemplo: imaginemos que alguien que no desea bautizarse, lo atamos con cuerdas y lo “bautizamos” contra su voluntad… en ese caso es imposible que el sacramento sea operativo.

Por tanto, como lo segundo no es posible (sacramento sin deseo de recibirlo), lo primero (deseo sin sacramento)  tampoco es posible.

QUE SIGNIFICA ESE CANON DE TRENTO, PUES: el canon  en cuestión significa que sin el sacramento o sin su deseo no hay salvación… Es  decir, sin los dos, a la vez y simultáneamente no hay  salvación.De otra forma: Si falta uno de los dos (sacramento o deseo de sacramento ) no hay salvación.

Y en consecuencia, el Bautismo de deseo hay que descartarlo como invalido y falso.

¿Cómo podemos estar  seguros de que esa es la explicación correcta del canon? Podemos estar seguros porque existen otros dos afirmaciones de Trento que niegan el bautismo de deseo directamente:

 

DOS CÁNONES DE TRENTO QUE NIEGAN DIRECTAMENTE EL BAUTISMO DE DESEO.

1)  “Si alguno dijere que el bautismo [el sacramento] es libre, es decir, no necesario para la salvación (Juan 3, 5), sea anatema” [Papa Paulo III, Concilio de Trento, cánones sobre el sacramento del bautismo, canon 5 (DS 861)]

2) “Si alguno dijere que el agua verdadera y natural no es necesaria en el bautismo y, por tanto, desviare a una especie de metáfora las palabras de nuestro Señor Jesucristo: ‘Quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo’ (Juan 3, 5), sea anatema” [Papa Paulo III, Concilio de Trento, cánones sobre el sacramento del bautismo, sesión 7, canon 2]

Ahora bien, el que afirma el bautismo de deseo, afirma que sin sacramento , y sin agua es imposible alcanzar la salvación. Pero, el que afirma que sin el sacramento del agua nos podemos salvar  ES ANATEMA.

Por tanto, todo el que afirme el Bautismo de Deseo es anatema.

 

INTENTO DE EXPLICACIÓN:

¿Por qué, pues, estando tan claro la falsedad del Bautismo de deseo  hay  tanto empeño en afirmarlo, incluso insultando, desprecian y difamando, como ocurre en esta caso  contra Pedro Dimond, o como otros más documentados atacan al Padre Feeney  (fuente próxima del Hno. Dimod) y su defensa del dogma de “Fuera de la iglesia no hay salvación”?: La razón es muy clara: sin el bautismo de Deseo el Vaticano II  y su apostasía no sería posible.

Lo curioso es que muchos de los que defienden tal “bautismo” se consideran católicos y contrarios al vaticano II, sin darse cuenta que están defendiendo el núcleo duro de tal apostasía, la herejía que dice que fuera de la iglesia SI hay salvación.

6 comentarios sobre “ACLARACIONES SOBRE EL FALSO “BAUTISMO DE DESEO”

  1. El Derecho Canónico de 1917 dice en el canon 737 § 1: “El bautismo, fuerza y fundamento de los Sacramentos, y cuya recepción de hecho o por lo menos con el deseo es necesaria a todos para salvarse, sólo se confiere válidamente por la ablución hecha con agua verdadera y natural, acompañada de la forma verbal prescrita”.
    ¿Algo mal entienden ustedes acerco de ésto,no?

  2. Es muy, pero muy curioso que yo cite unos decretos de Trento, evidentemente infalibles, para demostrar que el bautismo de deseo es una impostura, y usted para contra argumentarme tenga que recurrir a algo tan remoto en una discusión doctrinal como el CDC.

    ¿Algo no funciona en su razonamiento, no?

    Mire, podría contestarle a lo del CDC, pero me niego. Este hilo va de un tema muy concreto (Trento y el Bautismo de deseo), si no quiere o no puede argumentar sobre ese tema, es usted muy libre de no hacerlo. Pero por favor, no se me vaya a los cerros de Úbeda que no le voy a acompañar.

  3. Usted cree que las Leyes de la Iglesia expresan la Doctrina de la Iglesia? El CDC no es “algo tan remoto” siendo que la Iglesia se rige por él.
    Enseña San Alfonso de Ligorio:
    Teología moral (libro 6º):

    «Mas el bautismo del deseo es una conversion perfecta a Dios por contrición, o por amor a Él sobre todas las cosas, con deseo explícito o implícito del verdadero bautismo de agua, del cual toma su lugar en cuanto a la remisión de la culpa, pero no en cuanto a la impresión del carácter [bautismal] o a la supresión de toda deuda debida al castigo. Se llama de “viento” [flaminis] porque toma lugar bajo el impulso del Espíritu Santo, a quien se el da este nombre [flamen]. Ahora bien, es de fide que los hombres se salvan también por el bautismo del deseo, por virtud del canonApostolicam De Presbytero Non Baptizato y del Concilio de Trento, sesión 6ª, capítulo 4º, donde está dicho que nadie puede salvarse “sin el bautismo o su deseo”».

    No se entiende cómo usted puede entender de modo contrario a lo que siente la Iglesia.

    Derecho Canónico (canon 1239.2):

    «Los catecúmenos que sin culpa propia mueren sin el bautismo, han de ser tratados como los bautizados».

    Los comentadores de este canon dicen:

    «La razón de esta regla estriba en que justamente se cree que ellos encontraron la muerte unidos a Cristo por el bautismo del deseo».
    Enseña Santo Tomás de Aquino:
    Summa, Artículo 1º, Parte III, Q. 68:

    «Respondo que, el sacramento del Bautismo puede faltarle a alguien de dos maneras. Primero, tanto en la realidad como en el deseo; tal es el caso, de los que no están bautizados ni quieren ser bautizados: lo cual claramente indica desprecio por el sacramento, y esto en cuanto tienen uso del libre albedrío. Consecuentemente, a quienes de esta manera les falta el bautismo no pueden alcanzar la salvación: pues ni sacramental ni mentalmente están incorporados en Cristo, el único medio por el cual puede obtenerse la salvación.

    «En segundo lugar, el sacramento del bautismo puede faltarle a alguien en la realidad, pero no en el deseo: por ejemplo, cuando un hombre desea ser bautizado, y por algún infortunio es interceptado por la muerte antes de recibir el bautismo. Éste puede alcanzar la salvación sin haber sido bautizado en la realidad en virtud de su deseo: efecto de la fe que obra por la caridad, y por el cual Dios, cuyo poder aún no está atado a los sacramentos visibles, santifica al hombre internamente. De ahí que Ambrosio diga de Valentiniano, quien murió siendo aún catecúmeno: “Perdí al que iba a regenerar: más él no perdió las gracias por las que oró”».

    Por lo cual parece -digo yo- que usted se aparta de lo que enseña la Iglesia, y quien razona mal es usted, interpretando de manera torcida los rectas palabras de la Doctrina y de las Leyes.

  4. EL ARTE DE LOS SOFISTAS consiste en demostrar con juegos de palabras algo… y también lo contrario , según convenga, lo paguen etc. Y los modernistas son típicos sofistas. Usted por ejemplo como no es capaz de contestar a los decretos de Trento en contra del “Bautismo de deseo” empieza a llevar al argumentación a otro terreno (CDC, catecúmenos y lo que se tercie), de manera que el tema que se discute aquí (Trento y el falso BD) no se trate.

    Trento dice que si alguien enseña que sin el bautismo sacramental es posible alcanzar la salvación, sea anatema. Se acabó la discusión. Usted y sus amigos modernistas defienden que qué el Bautismo de deseo salva y ustedes son anatema… Naturalmente esto lleva mucho más lejos, y al final está la apostasía de Bergoglio cuando dice: “Naturalmente que un ateo se puede salvar”. Pero, usted, Bergoglio y cualquiera otro que diga que sin Bautismo sacramental es posible alcanzar la salvación es anatema según la Iglesia. Y se terminó.

    Y si quiere hablar de Trento, me parece estupendo, pero si vuelve a intentar desviar la discusión del tema de este hilo, entonces simplemente no publicaré su comentario, pues lo considerare lo que en Internet se llama un off-topic.

  5. Intenta usted decir que la Iglesia en Trento dice que la enseñanza de Santo Tomás ( por ejemplo, porque existen muchísimos teólogos de renombre antes y después de Trento que no contradicen la enseñanza sobre la LEGITIMIDAD del Bautismo de deseo y el de sangre, y que según su teoría extraña al sentir de la Iglesia serían anatema) son equivocaciones condenadas? Por favor parece que usted tendrá que rever su “teología”. Me interesa un bledo si lo publica el comentario o no, me es suficiente que lo lea para que sepa que usted comete errores muy graves en esta materia y que se aparta del sentir de la Iglesia. Queda en su conciencia estudiar y enmendar su necedad.
    Y como prueba basta un botón, como dicen en mi pueblo, diga usted lo que diga, mi intervención acá se acabó…salvo que rectifique.

  6. Realmente es usted un poco… (¿cómo lo diría yo sin ser maleducado?)… un poco burdo. Al parecer en sus creencia se incluye la muy risible y grotesca idea de que no solo Santo Tomás es fuente del Magisterio infalible, sino que el que se atreva a llevar la contraria a ese teólogo está condenado al Infierno… Ya solo le falta decir que María Santísima no es Inmaculada desde el momento mismo de su concepción… porque el tal Santo Tomás lo afirma.

    En fin que lo suyo es muy penoso. Pero por si a pesar de todo le pudiera servir a usted o a otro le aclaro:

    1) El magisterio de la iglesia es infalible.

    2) Pero las fuentes de ese magisterio infalible solo son dos:
    a) El magisterio ordinario y universal.
    b) El Magisterio extraordinario.

    Y esas son las únicas fuentes del magisterio infalible. Por tanto, nadie en el Magisterio ordinario por sí mismo, ni por supuesto ningún teólogo como Santo Tomás (que por cierto acumulo una serie de errores graves) , o San Agustín , etc., son en absoluto infalibles. Es más considerar a tales personas como infalibles es una muestra de o de ignorancia supina o de actitud cismática.

    Y como ve, ya ha conseguido lo que pretendía, que era alejar la discusión del tema propio de este post. Le felicito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *