UNA IMAGEN DE LA DEVOCIÓN A DIOS

UNA IMAGEN DE LA DEVOCIÓN A DIOS

Entiendo la devoción en el cristiano como la expresión de un profundo y autentico amor a Dios; como la emoción profunda surgida desde el centro de nuestro ser por el que experimentamos un intensísimo amor a Dios. Muchos expresamos nuestro amor a Dios solo por su afirmación intelectual y la potencia de nuestra voluntad que afirma incondicionalmente esa adhesión intelectual. Y esto no es desechable… es más, es lo fundamental de nuestra fe. Pero muchas veces falta la profundidad de la emoción que surge en el amor humano cuando compromete a todo nuestro ser. Y es esa emoción profunda dirigida a Dios, a lo podríamos llamar devoción. La devoción es como la luz y el calor de nuestra fe.

Recuerdo haber visto personas devotas en la Iglesias cuando era pequeño. Pero, ya no las veo. Más allá de las apariencias, uno puede percibir perfectamente cuando una persona es verdaderamente devota… Es algo que se percibe inmediatamente, intuitivamente… Pero ya no siento eso prácticamente nunca.

Por eso me ha impresionado este cuadro del que no sé ni quien es el autor. La niña mayor, transmite por cada uno de sus poros devoción. Es algo que edifica a todos están a su alrededor. Uno presiente que la niña pequeña aún no experimente esa devoción, pero, que está aprendiendo; que quiere aprenderla de su hermana, como esta seguramente lo ha aprendido de su madre. Porque, el ser humano necesita aprender por imitación y emulación todo los que importa en la vida.

Pero, repito, lo terrible es que hoy ya no siento eso en ninguna parte. Es como si nadie pudiera enseñarnos ya lo que es devoción. Incluso en los tradicionalistas actuales, uno siente mucha superficialidad, pero nada que surja de unas entrañas llenas de amor hacia Dios.

Supongo que son los signos de los tiempos, unos tiempos terriblemente tristes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *