Trascendencia del hombre

La belleza, el bien y la verdad es solo el reflejo de la luz de Dios.

Por eso el máximo la belleza, el bien y la verdad la alcanza cada personas en la oración autentica.

Por eso María era tan bella, tan buena y tan verdadera. Porque su vida toda fue una oración en la que se inmoló a Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *