Wojtyla, fornicario y pornógrafo

Wojtyla defendió por escrito el nudismo y su inocencia intrínseca, sin ningún complejo. De forma que no es extraño que participara en «liturgias (autenticas misas negras con mujeres semidesnudas).

Pero sobre todo es que algo como esa aberración litúrgica de Wojtyla sintoniza perfectamente con el tipo de creencias y pensamiento de este apostata. Un personaje que no disimulaba en absoluto su dudosa la fidelidad al voto de castidad teniendo en cuenta como mínimo su relación de treinta años con una mujer casada, eso sí, con el consentimiento de su cornudo esposo.

Seguir leyendo