SANTOS ABDÓN Y SENÉN, MARTIRES

Santoral

Los gloriosos mártires San Abdón y San Senén fueron persas de nación y caballeros principales.  Y siendo cristianos, en tiempos del emperador romano Decio, y siendo prisioneros de Roma se ocupaban en dar sepultura a los cuerpos abandonados de los que con su muerte en martirio habían alcanzado la vida eterna. Entre ellos dieron sepultura   a los santos Olimíades y Máximo

El emperador mandolos prender y guardar con otros persas que había cautivado, entrando con ellos en Roma con gran magnificencia.

Después hizo que Claudio, pontifico del Capitolio, exhortase a Abdón y a Senén a que adorasen los ídolos; más los Santos, con gran resolución, le respondieron que sólo a Jesucristo reconocían por Dios, y a Él le habían ya ofrecido el sacrificio de sí mismos. Y dicho esto escupieron a los dioses ante cuyas imágenes estaban.

Azotáronlos cruelmente con plomadas, y, desnudos en el anfiteatro, soltaron contra ellos tres leones feroces, los cuáles se echaron a los pies de los santos mártires. El juez Valeriano, atribuyendo este milagro a arte mágica, y mandó que allí mismo los despedazaran a espada unos gladiadores. Sus almas subieron al Cielo el día 30 de Julio del año 259.

Los cristianos de Roma no los consideraron como extranjeros, sino como hermanos en la esperanza de una misma Patria. Los cuerpos de los mártires, abandonados a la pública vergüenza, fueron sepultados secretamente, durante la noche, en la casa de un subdiácono llamado Quirino.

En el reinado de Constantino sus reliquias fueron trasladadas al cementerio de Ponciano (conocido también con el nombre de «Ad Ursum Pilateum»), cerca del Tíber, en el camino de Porto. La translación se llevó a cabo a raíz de una visión en la que los mártires revelaron el sitio de su sepultura.

Retablo de los santos Abdón y Senén (Jaume Huguet, 1460)

DESPUES DE DECIO, TAMBIEN FUERON PERSEGUIDOS POR MONTINI

Tras el vaticano II, el antipapa Montini se dedicó a cuestionar la fe católica de la Iglesia en todos los ámbitos, y eso incluyó el santoral, y de forma que unos de los afectados  fueron San Abdón y San Senén, que desaparecieron del santoral  y del Misal.

Durante siglos la herejía modernista se había dedicado a cuestionar la historicidad del santoral. Y basta leer bodrios y refritos de modernismo como «Vidas de los santos de A. Butler», reeditada por Herbert Thurston (SI), en el que cualquier pretexto es bueno para  convertir en mito cualquier tradición sobre la vida de los mártires o santos. Y a veces con motivos tan necios como los que llevan a cuestionar la historicidad de «Vidas de los santos de A. Butler», San Abdón y San Senén, con actas del martirio que no llegan a 100 años de antigüedad tras su muerte y un culto continúo desde que ocurrió la misma. Y usando argumentos tan espurios como la presencia de un milagro tan simple como que los leones no atacaron a los mártires… Y es que para un modernista cualquier milagro es motivo suficiente para convertir una historia en un mito falso.

Sea como sea, a pesar  de la  maligna actitud de los Deio y Montini, los católicos recordamos a nuestros mártires San Abdón y San Senén y les pedimos que desde el cielo intercedan por nosotros para que en estos tiempos de tinieblas tengamos la fe heroica que ellos mismos tuvieron.

IMAGEN
Para ilustrar esta entrada hemos usado el Retablo de los santos Abdón y Senén  de Jaume Huguet (1460).

El retablo de los santos Abdón y Senén es una pintura dentro del estilo del gótico catalán realizada en temple de huevo por el artista Jaume Huguet en 1460 para la iglesia de San Pedro de Tarrasa. Es uno de los retablos más bien conservados del autor, ya que solo se ha trasladado una vez en 500 años y se ha mantenido íntegro y sin surfrir agresiones. Su estilo es cercano al gótico internacional, aunque se realizó en la fase de madurez del autor, una vez que este se hubo aproximado al realismo del flamenco primitivo. Está dedicado a los santos Abdón y Senén con una predela con tres escenas dedicadas a los mártires Cosme y Damián.

Al inicio del siglo XX se trasladó a la iglesia de Santa María dentro del mismo conjunto de iglesias románcias de Tarrasa, y a partir de la nueva remodelación volvió a exponerse en la iglesia de San Pedro.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Retablo_de_los_santos_Abd%C3%B3n_y_Sen%C3%A9n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.