LOS CATÓLICOS DEFENDEMOS LA LEGITIMIDAD Y LA JUSTICIA DE LA PENA DE MUERTE

LOS CATÓLICOS DEFENDEMOS LA LEGITIMIDAD Y LA JUSTICIA DE LA PENA DE MUERTE

Una de las  consignas más antiguas y sibilinas de la masonería es la abolición de la  pena de muerte. Y que gente tan poco pacifica como la masonería,  que defiende genocidios como el aborto, aberraciones como la eutanasia, o que sean los generadores de episodios tan atroces como la  revolución francesa, estén en contra de la pena de muerte es una de esas contradicciones farisaicas de esta tenebrosa secta. No obstante, la razón es muy clara y evidente si tomamos en cuenta que los católicos  necesariamente tenemos que estar a favor de la pena de muerte y esto  por múltiples argumentos. Unos  argumentos  fundadas en la mera razón: no hay justicia sino hay proporcionalidad entre pena y castigo, y nunca habrá proporcionalidad sino existe la pena de muerte. Y otros argumentos   más fundamentales  porque esa es la enseñanza que recibimos de Dios a través de la Escritura y el  Magisterio de la Iglesia:

1º)  Jesucristo poco antes de ser condenado a muerte tiene esta conversación con Pilatos:

“Y volviendo a entrar en el pretorio, dijo a Jesús : ¿De dónde eres tú? Mas Jesús no le respondió palabra.

Por lo que Pilatos le dice: ¿A mí no me hablas?; pues ¿no sabes que está en mi mano el crucificarte, y en mi mano está el soltarte?

Respondió Jesús : No tendrías poder alguno sobre mí, si no te fuera dado de arriba. Por tanto quien a ti me ha entregado, es reo de pecado más grave”.

(Jua 19:9 -11 )

Por tanto, nos dice el señor que si Pilatos como juez tiene  poder para dar pena de muerte es porque Dios se lo ha dado… Por tanto la pena de muerte es querida por Dios, y propia de cualquier sistema judicial.

2º)   La ley en el Antiguo Testamento ordenaba la pena de muerte para los delitos más graves:

y muchos otros crímenes.

3º)  Por tanto, Dios le ha concedido al gobierno, la autoridad para determinar cuándo es meritoria la pena capital (Génesis 9:6Romanos 13:1-7). Y es anti bíblico clamar que Dios se opone a la pena de muerte. Los cristianos nunca deben pelear contra el derecho del gobierno de ejecutarla sobre los perpetradores de los crímenes más viles.

4º)  Consiguientemente a la ley de Dios, el Magisterio de la Iglesia siempre ha tenido muy claro la legitimidad de que las leyes y el Estado castigue los pecados más graves con pena de muerte:

https://edicionescatolicas.org/la-iglesia-siemp…d-la-pena-muerte/ ‎

5º)  Pero, como decíamos arriba, es muy curioso que sectores tan sanguinarios como la Masonería hayan defendido la maldad de la pena de :

http://www.wenceslao.com.mx/masoneria/penademuerte.htm

https://www.masoneriaespañola.com/futuro-deseamos-masones/

https://bibliaytradicion.wordpress.com/miscelaneo/francmasoneria/la-masoneria-segun-sus-propios-documentos/#18

Pero la razón es muy clara: si llega a convencer a las masas de la maldad intrínseca de la pena de muerte es muy fácil concluir que las Sagradas Escrituras y el cristianismo es intrínsecamente malo.

Y al respecto es  muy curioso que el símbolo de los pacifistas sea  una cruz invertida con los brazos rotos hacia abajo. Es decir, que sea un símbolo claramente satánico.

6º)  Recientemente y aprovechando la consigna masónica de “abolición de la pena de muerte” el apóstata y heresiarca Bergoglio (alias Papa Francisco)vuelva a  Blasfemar según su costumbre  contra Dios y la iglesia católica afirmando  que “la pena de muerte es siempre inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona”  Y de paso atribuyendo se una representatividad que en absoluto tiene,  pidió perdón porque en el pasado se aplicó la pena de muerte en los estados Vaticanos.

LA CONCLUSIÓN FINAL ES MUY CLARA: Todo católico que defienda la abolición de la pena de muerte porque supuesta mente es moralmente mala, está actuando contra la Iglesia católica, y en favor de la guerra que el Anticristo ha desatado desde siempre contra Dios y su Pueblo.

Un comentario sobre “LOS CATÓLICOS DEFENDEMOS LA LEGITIMIDAD Y LA JUSTICIA DE LA PENA DE MUERTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *