Lejanía

En lo más crudo del invierno.

Cuando todo parece frio y muerto;

cuando sentimos que  hasta el corazón helado…

Entonces,  en medio de la desesperación más grande,

oímos una campana sonar:

Es nuestra Madre la Iglesia que nos llama a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *