LA MUJER BUENA

LA MUJER BUENA

“Dichoso el marido de una mujer buena;
el número de sus días será doblado.
La mujer de valer alegra a su marido,
cuyos años llegarán en paz a la plenitud.
La mujer de valer es una fortuna;
los que temen al Señor la tendrán.
Y sea rico, sea pobre, su corazón será feliz,
y en todo tiempo mostrará rostro alegre.
La gracia de la mujer es el gozo de su marido;
su saber vigoriza los huesos.
Un don de Dios es la mujer callada,
y no tiene precio la discreta.
Gracia sobre gracia es la mujer honesta,
y no tiene precio la mujer casta.
Como resplandece el sol en los cielos,
así la belleza de la mujer buena en su casa.”
(Eclesiástico 26: 1-4, 16-21).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *