LOS CATÓLICOS ESTAMOS OBLIGADOS A DEFENDER LA ECONOMÍA NATURAL Y EL LIBRE MERCADO

Cultura católica Doctrina

Una cosa que me aterra en la actual situación de la Iglesia es la infección socialista de los católicos en general y los pseudotradis en particular. Y no voy a entrar en el análisis histórico de cómo se formula esta aberración del pensamiento, pero básicamente va unido a  la aparición del socialismo en la I Internacional  y a la invención marxista del  término “capitalismo”… Luego al calor del Vaticano II aparecerán tumores como la teología de la liberación, cristianos por el socialismo o los tradi-socialistas… Pero esa es otra historia.

Y es fin, para no tener que escribir aquí un tratado sobre la degeneración socialista del católico moderno, simplemente unos pocos conceptos:

1) La propiedad privada es de LEY NATURAL, cual en su séptimo mandamiento ordena “no robaras” y en el décimo dice “No codiciaras los bienes ajenos”… Y con eso la crítica al socialismo queda completada.

2) En una sociedad en la que se respeta la propiedad privada yo puedo hacer con mis bienes lo que lo que me parezca bien: regalarlos, guardarlos o… VENDERLOS. Y se llama LIBRE MERCADO a las relaciones comerciales establecidas en una sociedad en la que se respeta la propiedad privada.

3) La economía de una sociedad en la que se respeta la propiedad privada y por tanto el libre mercado, al ser una economía fundada en la ley natural, la podemos llamar con toda justicia ECONOMÍA NATURAL.

4) La mitología marxista invento no solo el absurdísimo termino capitalismo (que no es sino la propiedad privada calzado en un publirreportaje socialista) sino que nos hizo creer que el libre mercado nace con lo que el mitólogo Marx llama “capitalismo”. Lo cual es simplemente una bobería de un desmesurado tamaño: el libre mercado ha existido siempre y en todas partes, si excluimos ciertas sociedades aberrantemente socialistas (como la inca). De forma que no solo existía libre mercado en la Edad Media o en la antigüedad mediterránea, sino que se han descubierto conchas de moluscos asiáticos en la Europa prehistórica y que se supone se usaban como moneda de intercambio hace miles de años.

5) En consecuencia UN CATÓLICO COHERENTE NO SOLO PUEDE DEFENDER EL LIBRE MERCADO SINO QUE ESTÁ OBLIGADO A DEFENDERLO POR LEY NATURAL.

6) Precisamente ese es el motivo de que el MAGISTERIO MODERNO DE LA IGLESIA SIEMPRE HA CALIFICADO EL SOCIALISMO COMO INTRÍNSECAMENTE PERVERSO, y en cambio nunca haya condenado lo que Marx calificaba de capitalismo, en sí mismo. Y la razón es muy clara: Mientras que el llamado por los marxistas “capitalismo” es de acuerdo a la propiedad privada, es decir, a la ley natural; el socialismo niega radicalmente la ley natural.

7) En los documentos del Magisterio de la Iglesia lo que si hay es la condena de los excesos y perversiones de la propiedad privada. Por ejemplo la usura, la explotación de los obreros, o el monopolio en cualquiera de sus formas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que todas esas tumoraciones del sistema solo funcionan ALLÍ DONDE EXISTE UN ESTADO TOTALITARIO (solo así funciona el monopolio realmente)… ES DECIR UN ESTADO SOCIALISTA. Pues, todas esas degeneraciones solo son viables allí den de la corrupción del Estado lo facilita.

8) Téngase en cuenta que en realidad los bienes y servicio, al ser escasos, siempre tienen un propietario. Incluso en un sistema soviético siempre tiene un propietario, el estado soviético en este caso. ¿CUÁL ES, POR TANTO, LA DIFERENCIA REAL ENTRE SOCIALISMO Y ECONOMIA NATURAL? La diferencia principal radica en que mientras en la economía natural la propiedad está en manos de aquel que ha producido tales bienes y servicios, en la economía socialista el Estado se auto-imputa el derecho de apropiarse de bienes y servicios generados por la sociedad y robándoselos a su legítimo propietario. Un procedimiento de expropiación del Estado que puede ser total (como en la sociedad soviética) o parcial (como en la actual Unión Europea, donde el Estado se apropia “solo” poco más de la mitad de la riqueza generada por la sociedad).

9) Fuera de la Economía Natural y de la economía socialista, no existen terceras vías o esas terceras vías son pura mitología mítica (como el distributismo y otras utopías que no existen en ningún sitio).

2 comentarios sobre «LOS CATÓLICOS ESTAMOS OBLIGADOS A DEFENDER LA ECONOMÍA NATURAL Y EL LIBRE MERCADO»

  1. El gran enemigo de la Tradición —y todo lo que implica— han sido secularmente las corrientes liberales en todas sus acepciones y sentidos, y tratar de casar éstas con la tradición es una contraditio in terminis.

    Eso sí que da miedo, la infección ultra liberal y relativista en la Iglesia, mucho más dañina que cualquier otra herejía a lo largo de la Historia.

    1º La propiedad privada es efectivamente de derecho natural, (parecido a ley natural, pero no lo mismo, ya que lo uno está referido al objeto, mientras, lo otro a cualidad de sujeto); de hecho, el término correcto es “derecho de propiedad”, que «se funda en la naturaleza racional del hombre»[S.S. León XIII, Rerum novarum #5; 1891].

    El “derecho natural de la propiedad” contempla distintas cualidades, a saber: el justo título de adquisición, el pleno dominio (que se adquiere por la possesio) y el uso y disfrute, con un doble carácter individual y social ordenados al bien común (evitando tanto el “egoísta individualismo”, como el “pernicioso colectivismo”) [S.S. Pio XI, Quadragesimo anno #16; 1931]. El derecho de propiedad se distingue de su uso y no tienen los mismos límites [S.S. León XIII, Rer. nov. #19 y S.S. Pio XI, Quadrag. #17], según doctrina de S. Tomás en cuanto a la propiedad y uso de los bienes [S. Th., II, q. 32, q. 5, ad 2].

    Queda claro el rechazo absoluto al socialismo [S.S. León XIII, Quod apostolici muneris #4; 1878 y S.S. Pio XI, Divini Redemptoris; 1937], que impugna el derecho de propiedad, declarandose tal actitud injusta [S.S. León XIII, Rer. nov. #3, 4, 5 y 12].

    No obstante, «[…] mientras la Iglesia condena toda injusta violación del derecho de propiedad, advierte a la vez que éste no es ilimitado ni absoluto; porque existen precisas obligaciones sociales. Desconocerlas sería ir contra la Justicia, sería luchar contra el reino de Jesús»[S.S. Pio XII, Discurso de 28 de oct. 1956, en Ecclesia, núm. 800; pág. 519].

    Si bien el derecho a poseer pacíficamente ha de ser defendido por el estado [S.S. León XIII, Rer. nov., #30] «Los hombres deben tener cuenta no sólo de su propia utilidad, sino también del bien común, como se deduce de la índole misma del dominio, que es a la vez individual y social, según hemos dicho. Determinar por menudo esos deberes cuando la necesidad lo pide y la ley natural no lo ha hecho, eso atañe a los que gobiernan el Estado. Por lo tanto, la autoridad pública, guiada siempre por la ley natural y divina e inspirándose en las verdaderas necesidades del bien común, puede determinar más cuidadosamente lo que es lícito o ilícito a los poseedores en el uso de sus bienes»[S.S. Pío XI, Quadrag. #18]. Aunque no tiene derecho a abolirla con un exceso de cargas e impuestos; «sólo puede atemperar su uso y conciliarlo con el bien común» [S.S. Pío XI, Ibídem, id.]

    Por otro lado, «La Historia demuestra que el dominio no es una cosa del todo inmutable, […] Qué distintas han sido las formas de la propiedad privada»[S.S. Pío XI, Ibídem, id.]

    2º Desconozco de qué diccionario de bolsillo de Economía ha salido esta definición: «se llama LIBRE MERCADO a las relaciones comerciales establecidas en una sociedad en la que se respeta la propiedad privada», pero es inexacta, además de absolutamente incorrecta.

    3º Decir que «La economía de una sociedad en la que se respeta la propiedad privada y por tanto el libre mercado, al ser una economía fundada en la ley natural, la podemos llamar con toda justicia ECONOMÍA NATURAL», es una falacia silogística del tipo:
    «Todo acto libre es bueno;
    y todo acto libre es una elección;
    por lo tanto, toda elección es buena».

    que suele estudiarse en Lógica en el bachillerato.

    Por otor lado, “Economía”, etimológicamente, es la administración doméstica (proviene de la palabra griega griega oikonomía [οἰκονομία], literalmente de oîkos [οἶκος] “casa” y [νέμειν] némein “administrar”), sentido que le da Aristóteles, primero en distinguir las diferentes técnicas económicas en el ámbito de la empresa y la familia. Para referirse a las cuestiones que consideramos, hoy, económicas, Aristóteles utilizó la palabra chrēmatistikós [χρηματιστικός] y la forma chrēmatistikḗ [χρηματιστική] “crematística”, “arte de adquirir”, abordando temas como el valor, el dinero y el interés.

    Su enfoque es ético. Para entender debidamente el pensamiento económico de Aristóteles conviene recordar que, a los fenómenos económicos, no se les daba un tratamiento independiente, sino que se estudiaba entre las tres ciencias prácticas, que se ocupaban:
    del bien del individuo humano, la ética,
    del bien de la comunidad familiar, la económica, y
    del bien de la comunidad cívica, la política.

    Ese sentido de “economía doméstica” es el único en el que podría entenderse el calificativo de “natural”.

    4º El concepto de “libre mercado” tal como se entiende NO ha existido siempre y las administraciones de Egipto, Grecia, Cartago y Roma tenían institucionalmente un control absoluto del comercio que se ejercía, de “libre” no tenía nada. En la Edad Media las ferias y mercados eran privilegios concedidos (las Partidas).

    «se han descubierto conchas de moluscos asiáticos en la Europa prehistórica y que se supone se usaban como moneda de intercambio hace miles de años». Gran argumento.

    Ya Aristóteles distingue entre “valor de uso” y “valor de cambio”, sobre los “precios justos” y entre dinero y riqueza. Considera al dinero (moneda), producto de la convención, no de la naturaleza, en su uso, al que le atribuye las funciones de medio de cambio —mercancía útil para facilitar los intercambios—, medida del valor y depósito del valor, e identifica el interés con la usura que, en todo caso, condena éticamente. También trata temas relacionados con la propiedad privada o la esclavitud. Ejerciendo una importante influencia en el pensamiento económico de la Escuela de Salamanca, que construyeron su pensamiento y análisis apoyándose explícitamente en el pensamiento aristotélico.

    5º Según afirma taxativamente: «En consecuencia UN CATÓLICO COHERENTE NO SOLO PUEDE DEFENDER EL LIBRE MERCADO SINO QUE ESTÁ OBLIGADO A DEFENDERLO POR LEY NATURAL».

    Sin embargo, La Iglesia, considera que el orden económico ha de obedecer la ley moral, dice que el principio rector del mundo económico no puede ser la libre competencia «Como la unidad del cuerpo social no puede basarse en la lucha de clases, tampoco la recta organización del mundo económico puede entregarse al libre juego de la competencia».

    » […] De este punto, como de fuente emponzoñadora, nacieron todos los errores de la ciencia económica individualista, la cual suprimido por olvido o ignorancia el carácter social y moral del mundo económico, sostuvo que éste debía ser juzgado y tratado como totalmente independiente de la autoridad pública, por la razón de que su principio directivo se hallaba en el mercado o libre concurrencia y con este principio habría de regirse mejor que por la intervención de cualquier entendimiento creado».

    »La libre concurrencia […] no puede ser en modo alguno la norma reguladora de la vida económica […]»[S.S. Pío XI, Quadrag. #37]. “La Justicia y la Caridad sociales” son los principios que deben regir la vida económica. El alma del orden económico justo es la caridad social [S.S. Pío XI, Ibídem, id.].

    La economía está al servicio del hombre en orden al bien común, regida por la ley moral, y no al revés. Y es a la Iglesia a la que compete la ley moral y su interpretación «en lo que a esto se refiere tanto el orden social como el orden económico están sometidos y sujetos a nuestro supremo juicio»[S.S. Pío XI, Quadrag. #14].

    Todo lo cuál contradice la premisa que defiende ¿A quién hacer caso? ¿A la Iglesia o a su premisa de dudoso origen?

    6º Es rigurosamente cierto que la Divini Redemptoris de S.S. Pio XI,; 1937, condena el socialismo y el comunismo como «intrínsecamente perverso». Pero no es menos cierto que de ello haya que colegir esa dicotomía reduccionista y simplona entre socialismo y capitalismo y que no se condenen también los perniciosos abusos del capitalismo feroz.

    7º En su afirmación «Sin embargo, hay que tener en cuenta que todas esas tumoraciones del sistema solo funcionan ALLÍ DONDE EXISTE UN ESTADO TOTALITARIO (solo así funciona el monopolio realmente)… ES DECIR UN ESTADO SOCIALISTA. Pues, todas esas degeneraciones solo son viables allí donde la corrupción del Estado lo facilita» olvida los monopolios generados en los corruptos sistemas de pretendido libre comercio donde las grandes corporaciones generan inmensos monopolios que pretenden controlar sectores estratégicos.

    Dos ej. : AT&T, mediante la absorción (no siempre muy limpia) de competencia de menor entidad se convirtió en el gran monopolio telefónico y telegráfico más grande del mundo; y el intento de Edison de controlar la incipiente producción cinematográfica, mediante una dudosa patente (ya que había sido presentado en la Exposición Universal de París unos años antes por los Lumière y Pathe como fabricante de película) ejerció una presión legal persecutoria (abusando de su influencia política) desde el Este de EE. UU., que hizo huir a los pioneros de esta industria hacia California, no hablemos de las eléctricas o de las farmacéuticas …

    8º «Téngase en cuenta que en realidad los bienes y servicio, al ser escasos, siempre tienen un propietario […] La diferencia principal radica en que mientras en la economía natural la propiedad está en manos de aquel que ha producido tales bienes y servicios […]
    ¿De verdad que se cree esta simpleza? (No voy a extenderme en este complicado tema por que daría para una tesis sobre la producción, el trabajo, el valor —de uso y de cambio—, el precio, etc.).

    9º Antes de la economía liberal que tiene su antecedente en el XVIII y se desarrolla en el XIX y XX (que califica gratuita y erróneamente como “natural”) y la socialista, existían otros modos … y otros modos aparecerán … o cree que se ha parado la Historia.

    LA ÚNICA CONDICIÓN QUE PROPONE LA TRADICIÓN ES QUE, SEA EL SISTEMA QUE SEA, TIENE QUE SER MORAL Y NINGUNO DE ESTOS, QUE DESACERTADAMENTE PROPONE COMO DICOTOMÍA, LO SON.

    Siempre se pueden proponer los existentes antes del s. XVIII que duraron mil años, que se dice pronto.

    OBSERVESE QUE LAS CITAS SON DEL MAGISTERIO DE LA IGLESIA, Y NINGUNA PROGRE

    1. Estimado señor Luís B. de PortoCavallo,
      Como sabe muy bien este artículo ya lo había publicado como comentario en otro sitio, usted había colocado la misma respuesta y habíamos intercambiado distintas replicas:
      https://www.ahorainformacion.es/blog/puede-haber-un-tradicionalismo-favorable-al-libre-mercado/

      El problema fue que yo no me había dado cuenta que estaba comentando en un blog de la CTC (una de las distintas sectas del carlismo español) especialmente anticapitalistas (es decir, socialistas de corazón) y muy sectarios. Y claro a partir de intercambiar varias respuestas y replicas, los moderadores de la blog decidieron empezar a borrar replicas mias (creo que 2 ó 3) y no puedo decir que usted participara en tal censura, pero en cualquier caso me sorprende que ahora haya colgado esta respuesta sin la protección de los moderadores de ahorainformacion.es.

      En cualquier cosa como estaba escribiendo algo medianamente orgánico sobre la doctrina católica sobre la propiedad (y su defensa del libre mercado y la economía natural), en cuanto la haya acabado lo pondré aquí.

      Y si a alguien le interesa mi respuesta a su mensaje puede ir al enlace de arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.