CIENCIA Y REALIDAD EN LA CULTURA CRISTIANA

CIENCIA Y REALIDAD EN LA CULTURA CRISTIANA

Si en su forma más intuitiva la verdad es la adecuación entre el pensamiento y el ser, lo cierto es que el concepto de verdad solo se ha podido desarrollar en el cristianismo. Y eso por una razón clara: porque solo en el cristianismo el mundo exterior a nosotros es aceptado como objetivo y consistente. Solo en el cristianismo un Dios Uno y absoluto ha creado el mundo de la nada. Y por tanto, el universo tiene un ser que es independiente del hombre.

En cambio,  la filosofía moderna no cristiana se ha dedicado de un forma u otra a cuestionar nuestro conocimiento de la realidad, y de una forma u otra ha aplicado siempre el principio del sofista Protágoras: “EL HOMBRE ES LA MEDIDA DE TODAS LAS COSAS, DE LAS QUE SON EN CUANTO QUE SON, DE LAS QUE NO SON EN CUANTO QUE NO SON”. Y así por ejemplo Kant distinguirá entre el noúmeno (la cosa en sí) y el fenómeno (la manera en que ese ser se aparece al hombre). La cosa es sí es para nosotros incognoscible y lo único que conocemos es el impacto que produce en nosotros, lo único que conocemos es el fenómeno. De esa forma la cosa en sí misma es incognoscible y la verdad se convierte en nuestra verdad.

Pero, no es Kant, en realidad toda la filosofía moderna plantea la misma tesis: Para Marx conocemos la realidad solo formulada por la ideología, que no es sino el engaño de la clase dominante para perpetuar sus privilegios. Y para Nietzsche la verdad no es sino una convención social aceptada por todos. Y para Freud la realidad viene deformada por el impacto del inconsciente en la conciencia… Todos coinciden en dudar de la realidad. O mejor, en creer que la realidad solo es la construcción mental del hombre. En ese sentido decía Chesterton, con su habitual humor, decía que lo peculiar de Santo Tomás respecto a la filosofía moderna consistiría en que ante unas patatas, Santo Tomás diría que … Son patatas. Mientras que cualquier otro filosofo moderno dirá cualquier otra cosa(la apariencia de lo incognoscible, una convención social, un fantasma de nuestro cerebro…), cualquier cosa menos patatas. Y es que con razón a la filosofía moderna se le ha llamado escuela de la sospecha.

Ese es el motivo de que la ciencia experimental solo pudiera desarrollarse a partir de la cultura cristiana. Para Santo tomas la verdad es la adecuación del entendimiento y la realidad. Por eso, la captación de la realidad es condición de que podamos siquiera aceptar la verdad. Y es que para que existe la ciencia hay que aceptar dos cosas: la objetividad de la realidad y la posibilidad de la verdad, como adecuación entre esa realidad y el conocimiento de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *