XVII Domingo después de Pentecostés

XV Domingo después de Pentecostés: Consolaos, los pusilánimes del pensar; confortaos; no temáis. He aquí nuestro Dios juicio retribuye y retribuirá; él vendrá y nos salvará.
Entonces se abrirán ojos de ciegos; y orejas de sordos oirán.
Entonces saltará, como ciervo, el cojo; y expedita será lengua de mudos; porque rota ha sido en el desierto agua(b), y hondonada en tierra sedienta. (Isa 35:4-7)

Seguir leyendo

XV Domingo después de Pentecostés

XV Domingo después de Pentecostés: Consolaos, los pusilánimes del pensar; confortaos; no temáis. He aquí nuestro Dios juicio retribuye y retribuirá; él vendrá y nos salvará.
Entonces se abrirán ojos de ciegos; y orejas de sordos oirán.
Entonces saltará, como ciervo, el cojo; y expedita será lengua de mudos; porque rota ha sido en el desierto agua(b), y hondonada en tierra sedienta. (Isa 35:4-7)

Seguir leyendo

XI Domingo después de Pentecostés

XI Domingo después de Pentecostés: Consolaos, los pusilánimes del pensar; confortaos; no temáis. He aquí nuestro Dios juicio retribuye y retribuirá; él vendrá y nos salvará.
Entonces se abrirán ojos de ciegos; y orejas de sordos oirán.
Entonces saltará, como ciervo, el cojo; y expedita será lengua de mudos; porque rota ha sido en el desierto agua(b), y hondonada en tierra sedienta. (Isa 35:4-7)

Seguir leyendo

VIII Domingo después de Pentecostés

MISA INTROITO (Salmo xlvii: 10-11) Suscépimus, Deus, misericórdiam tuam in médio templi tui: secúndum nomen tuum, Deus, ita et laus tua in fines terræ: justítia plena est déxtera tua. [Ps. ibid. 2] Magnus Dóminus, et laudábilis nimis: in civitáte Dei nostri, in monte sancto ejus. Glória Patri. Suscépimus. Hemos recibido, ¡oh Dios!, tu misericordia en medio de […]

Seguir leyendo

VII Domingo después de Pentecostés

MISA INTROITO (Salmo 46:8-2.31) OMNES GENTES, pláudite mánibus: jubiláte Deo in voce exsultatiónis. V/. Quóniam Dóminus excélsus, terríbilis: Rex magnus super omnem terram. V/. Glória Patri. V/. Omnes gentes. BATID PALMAS todas las gentes; vitoread a Dios con voces de júbilo. V/. Porque el Señor es el Altísimo, el terrible; es el rey grande de […]

Seguir leyendo